+ Responder tema
Página 774 de 774 PrimerPrimer ... 274 674 724 764 772 773 774
Resultados 7,731 al 7,739 de 7739
  1. #7731
    Senior Member nieto1 va por un camino distinguido Avatar de nieto1
    Fecha de ingreso
    19 Feb, 07
    Mensajes
    6,978





    El Señor me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás.
    Ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes y salivazos.
    El Señor Dios me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.
    Mi defensor está cerca, ¿quién pleiteará contra mí?
    Comparezcamos juntos, ¿quién me acusará?
    Que se me acerque.
    Mirad, el Señor Dios me ayuda, ¿quién me condenará?





    ¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe?
    Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos del alimento diario y que uno de vosotros les dice:
    «Id en paz; abrigaos y saciaos», pero no les da lo necesario para el cuerpo; ¿de qué sirve?
    Así es también la fe: si no tiene obras, está muerta por dentro.
    Pero alguno dirá:
    «Tú tienes fe y yo tengo obras, muéstrame esa fe tuya sin las obras, y yo con mis obras te mostraré la fe».





    En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino, preguntó a sus discípulos:
    «¿Quién dice la gente que soy yo?» Ellos le contestaron:
    «Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas». Él les preguntó:
    «Y vosotros, ¿quién decís que soy?» Pedro le contestó:
    «Tú eres el Mesías.»
    Y les conminó a que no hablaran a nadie acerca de esto.
    Y empezó a instruirlos:
    «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días».
    Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Pero él se volvió y, mirando a los discípulos, increpó a Pedro:
    «¡Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!».
    Y llamando a la gente y a sus discípulos, y les dijo:
    «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga.
    Porque, quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará. Pues ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma».

    Palabra del Señor.

  2. #7732

  3. #7733
    Senior Member nieto1 va por un camino distinguido Avatar de nieto1
    Fecha de ingreso
    19 Feb, 07
    Mensajes
    6,978





    Hermanos:
    Al prescribiros esto, no puedo alabaros, porque vuestras reuniones causan más daño que provecho.
    En primer lugar, he oído que cuando se reúne vuestra asamblea hay divisiones entre vosotros; y en parte lo creo; realmente tiene que haber escisiones entre vosotros para que se vea quiénes resisten a la prueba.
    Así, cuando os reunís en comunidad, eso no es comer la Cena del Señor, pues cada uno se adelanta a comer su propia cena y, mientras uno pasa hambre, el otro está borracho.
    ¿No tenéis casas donde comer y beber? ¿O tenéis en tan poco a la Iglesia de Dios que humilláis a los que no tienen? ¿Qué queréis que os diga? ¿Qué os alabe?
    En esto no os alabo.
    Porque yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: que el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, pronunciando la Acción de Gracias, lo partió y dijo:
    «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía».
    Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo:
    «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía».
    Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.
    Por ello, hermanos míos, cuando os reunís para comer esperaos unos a otros.





    En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de exponer todas sus enseñanzas al pueblo, entró en Cafarnaún.
    Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, el centurión le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente:
    «Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestro gente y nos ha construido la sinagoga».
    Jesús se puso en camino con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle:
    «Señor, no te molestes; porque no soy digno de que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir a ti personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque también yo soy un hombre sometido a una autoridad y con soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; y a mi criado: “Haz esto”, y lo hace».
    Al oír esto, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo:
    «Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe».
    Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

    Palabra del Señor.

  4. #7734

  5. #7735
    Senior Member nieto1 va por un camino distinguido Avatar de nieto1
    Fecha de ingreso
    19 Feb, 07
    Mensajes
    6,978





    Hermanos:
    Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Pues todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu. Pues el cuerpo no lo forma un solo miembro, sino muchos.
    Pues bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno es un miembro. Pues en la Iglesia Dios puso en el primer lugar a los apóstoles; en el segundo lugar, a los profetas; en el tercero, a los maestros; después, los milagros; después el carisma de curaciones, la beneficencia, el gobierno, la diversidad de lenguas. ¿Acaso son todos apóstoles? ¿O todos son profetas? ¿O todos maestros? ¿O hacen todos milagros? ¿Tienen todo un don para curar? ¿Hablan todos en lenguas o todos las interpretan?
    Ambicionad los carismas mayores.





    En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, y caminaban con él sus discípulos y mucho gentío.
    Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba.
    Al verla el Señor, se compadeció de ella y le dijo:
    «No llores».
    Y acercándose al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo:
    «¡ Muchacho, a ti te lo digo, levántate! ».
    El muerto se incorporó y empezó a hablar, y se lo entregó a su madre.
    Todos, sobrecogidos de temor, daban gloria a Dios, diciendo:
    «Un gran Profeta ha surgido entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo.»
    Este hecho se divulgó por toda Judea y por toda la comarca circundante.

    Palabra del Señor.

  6. #7736

  7. #7737
    Senior Member nieto1 va por un camino distinguido Avatar de nieto1
    Fecha de ingreso
    19 Feb, 07
    Mensajes
    6,978





    Hermanos:
    Ambicionad los carismas mayores. Y aún os voy a mostrar un camino más excepcional.
    Si hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, pero no tengo amor, no sería más que un metal que resuena o un címbalo que aturde.
    Si tuviera el don de profecía y conociera todos los secretos y todo el saber; si tuviera fe como para mover montañas; pero no tengo amor, no sería nada.
    Si repartiera todos mis bienes entre los necesitados; si entregara mi cuerpo a las llamas, pero no tengo amor, de nada me serviría.
    El amor es paciente, es benigno; el amor no tiene envidia, no presume, no se engríe; no es indecoroso ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.
    Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
    El amor no pasa nunca.
    Las profecías, por el contrario, se acabarán; las lenguas cesarán; el conocimiento se acabará.
    Porque conocemos imperfectamente e imperfectamente profetizamos; mas, cuando venga lo perfecto, lo imperfecto se acabará.
    Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice un hombre, acabé con las cosas de niño.
    Ahora vemos como en un espejo, confusamente; entonces veremos cara a cara. Mi conocer es ahora limitado; entonces conoceré como he sido conocido por Dios.
    En una palabra, quedan estas tres: la fe, la esperanza y el amor.
    La más grande es el amor.





    En aquel tiempo, dijo el Señor:
    « ¿A quién, pues, compararé los hombres de esta generación? ¿A quién son semejantes?
    Se asemejan a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros aquello de:
    “Hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos entonado lamentaciones y no habéis llorado”.
    Porque vino Juan el Bautista, que ni come pan ni bebe vino, y decís: “Tiene un demonio”; vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: “Mirad qué hombre más comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”.
    Sin embargo, todos los hijos de la sabiduría le han dado la razón».

    Palabra del Señor.

  8. #7738

  9. #7739
    Senior Member nieto1 va por un camino distinguido Avatar de nieto1
    Fecha de ingreso
    19 Feb, 07
    Mensajes
    6,978





    Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os anuncié y que vosotros aceptasteis, en el que además estáis fundados, y que os está salvando, si os mantenéis en la palabra que os anunciamos; de lo contrario, creísteis en vano.
    Porque yo os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se le apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales viven todavía, otros han muerto; después se apareció a Santiago, más tarde a todos los apóstoles; por último, como a un aborto, se me apareció también a mí. Porque yo soy el menor de los apóstoles y no soy digno de ser llamado apóstol, porque he perseguido a la Iglesia de Dios.
    Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no se ha frustrado en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios conmigo. Pues bien; tanto yo como ellos predicamos así y así lo creísteis vosotros.





    En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él y, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. En esto, una mujer que había en la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino trayendo un frasco de alabastro lleno de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con las lágrimas, se los enjugaba con los cabellos de sus cabeza, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo:
    «Si este fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que lo está tocando, pues es una pecadora».
    Jesús respondió y le dijo:
    «Simón, tengo algo que decirte». Él respondió:
    «Dímelo, maestro».
    Jesús le dijo:
    «Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?».
    Respondió Simón y dijo:
    «Supongo que aquel a quien le perdonó más».
    Le dijo Jesús:
    «Has juzgado rectamente».
    Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón:
    «¿Ves a esta mujer? He entrado en tu casa y no me has dado agua para los pies; ella, en cambio, me ha regado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de paz; ella, en cambio, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho, pero al que poco se le perdona, ama poco».
    Y a ella le dijo:
    « Han quedado perdonados tus pecados».
    Los demás convidados empezaron a decir entre ellos:
    «¿Quién es este, que hasta perdona pecados?».
    Pero él dijo a la mujer:
    «Tu fe te ha salvado, vete en paz».

    Palabra del Señor.

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes