Barcelona 14-3-2017. ¿Y no le han multado por gamberro y peligroso provocador acojonando a jueces y fiscales? Dice que acudirá a todos los tribunales y foros internacionales. ¿De nuevo el ridículo pagando la Generalitat, es decir el Estado? ¿Unos foros que en su mayoría rechazan por igual la Corrupción y la Independencia?

¿Cuántos autobuses fletarán para incordiar en Estrasburgo? Me temo que allí ante el Tribunal Internacional de Derechos Humanos o la Corte de Justicia de La Haya, copando y cortando su puerta principal, la policía cargará contra los peligrosos provocadores, o así sucedería en cualquier Democracia. Un espectáculo dantesco e irónico fuera que la manifestación del victimario catalanista coincidiera y se revolviera con algunos de los millones de víctimas desplazadas de la guerra de Siria o de las varias guerras y miserias africanas. Se distinguirían por el atuendo o las banderas, o por los restaurantes en que comerían tras el alboroto.

Pero hoy, causa-efecto desde que la psicosis independentista alcanzó su cénit, la Corrupción sigue su curso con dos muy significativos juicios, CASO MILLET O PALAU DE LA MÚSICA Y CASO PRETORIA, más la instrucción del CASO 3% y macrocausa PUJOL, los cuatro perfecta descripción de la CORRUPCIÓN INSTITUCIONALIZADA fruto del nacionalismo e independentismo.

Y nada nos indica que en una futura REPÚBLICA DE CATALUNYA las prácticas de la mordida y pelotazo desaparecerían cuando se hallan incrustadas en el alma de nuestros políticos creadores de la fantástica independencia. E insisto unos por autores y otros por encubridores, pagados con cargos y supersueldos, nadie COLABORA CON LA JUSTICIA. La Justicia es su enemigo, y al enemigo ni agua.

El Parlament prepara otra esperpéntica COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN por la llamada OPERACIÓN CATALUÑA, donde pretenden que declaren quienes en Madrid dicen han atentado o conspirado contra Cataluña, o sea contra los conspiradores y corruptos catalanes. Cualquier comedia o invento vale para acallar la corrupta realidad.

También andan excitados por los pactos de Fiscalía con los acusados, normales en cualquier Democracia que aspire a limpiar y castigar sus corrupciones, y aunque en España esos pactos pueden encubrir intereses un tanto espurios, ahora deberían servir para señalar e incluso inculpar a quienes en definitiva se lucraron como capos, es decir los Pujol y los del PSC de Narcís Serra.