PDA

Ver la versión completa : El núcleo duro del 11-M



jose32
16/10/2007, 12:18
Por su interés, reproduzco estos comentarios de Santelmo en el blog de Luis del Pino. Énfasis mío.

Hacer una escena (http://www.libertaddigital.com/bitacora/enigmas11m/comentarios.php?id=2485)

Esto está cada vez más claro, por mucho que a algunos les pese.

--------------------------------------------

RESPUESTAS VARIAS

Me alegra muchísimo que debido al alto interés de muchos de los comentarios aparecidos en este hilo, pueda entrar en el debate para aportar mis opiniones sobre muchas cosas que considero vitales y que están directamente relacionadas con la probable autoría de la masacre. No falta remachar que se trata de opiniones personales, aunque sí quiero destacar que para llegar a ellas he tenido en cuenta todos los comentarios publicados en este blog desde su inicio, tanto los encabezamientos de cada hilo, elaborados por LdP, como las aportaciones de los numerosos usuarios que han participado de forma exhaustiva y minuciosa en el análisis de cada detalle de la investigación realizada a lo largo de estos dos últimos años.

Para ir por orden, voy a referirme en primer lugar a los interesantes comentarios de Yeda (#437 y 438 del anterior hilo), Sinue (#76), ArrowEco (#79) y Comodo (#80). Dejaré para un segundo bloque mi respuesta a Gary, que por la cantidad y variedad de sus comentarios, debo darle un tratamiento diferenciado. He elegido esta hora de la alta madrugada para colgar mis comentarios, en evitación de que su número interfiera el normal funcionamiento del blog.

En primer lugar, quiero dejar constancia de que soy de los convencidos de que estamos ante una “operación de inteligencia”, pero de cabo a rabo, vamos. Dicho esto como primera aproximación, tengo que manifestar mi desacuerdo con tu afirmación de que en una operación de la índole del 11-M sea necesaria la actuación de un número elevado de participantes.

Cuando distingues entre participantes “voluntarios” e “involuntarios”, en realidad te estás refiriendo a dos categorías absolutamente diversas, ya que los “involuntarios”, no pueden considerados, en rigor, participantes, sino que estamos ante gente que, antes o después de la comisión de los atentados, fueron utilizados sin que ellos tuvieran conciencia exacta de la operación en la que se estaban involucrando.

En todo caso, conocieron y pueden responder de la misión exacta que se le encomendó, pero la envergadura general del operativo utilizado solo fueron capaces de vislumbrarla cuando ya era demasiado tarde y no podían hacer otra cosa que intentar difuminar su participación para no aparecer como responsables directos de la hecatombe. Por eso mintieron en el juicio, perdieron la memoria o descargaron sus actos en la cadena de mando o en los protocolos policiales de actuación, que salieron a relucir una y otra vez durante sus comparecencias como causa directa de sus respectivos y cuestionados comportamientos. Lo cual no quiere decir que absolutamente ninguno de ellos no fuera partícipe, en mayor o menor medida, de lo que se estaba generando. Ese es otro cantar, pero en la mayor parte de los casos, creo que mis conclusiones son razonadamente probables.

Como razona Comodo (#80), en la situación inmediatamente posterior a la comisión de las explosiones de los trenes no se necesitan órdenes directas para seguir la operación en su fase de encubrimiento.Las "piezas se mueven por su propia inercia, según su papel. La desventaja es que los peones no tienen clara su función (entre otras cosas porque si la supieran no la harían) y dejan huecos en su plan maestro, que hay que tapar con piezas de mayor calibre, pero que son las que revelan el carácter de la verdadera jugada".

Yo escribí algo parecido hace meses. Al día de hoy mantengo la validez de mis siguientes conclusiones sobre el Núcleo Duro que decidió y planeó la masacre:

1) Se trata de un grupo muy cohesionado, con señas de afinidad muy precisas, intereses compartidos e integrado por escaso número de miembros. Para diseñar los atentados, con sus principales detalles resueltos, basta con muy pocas personas. El número escaso es también un elemento imprescindible para dotarlos de invisibilidad. Se puede llegar a ellos por razonamientos lógicos, siguiendo determinados hilos, pero poco más ha podido detectarse de sus actuaciones hasta el día de hoy.

2) Tienen un conocimiento muy preciso y concreto de las circunstancias políticas nacionales, de la situación internacional y de los resortes operativos de la maquinaria estatal, sobre todo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como de las cloacas en las que estos desarrollan algunas de sus operaciones, suficientemente peligrosas para muchos que, con señas de identidad precisas, podían verse arrastrados si algunos “detalles” (tráfico de drogas, de armas, de coches robados...) fueran del dominio público.

3) Disponen de conexiones directas con la cúpula policial a través de elementos subordinados a una escala jerárquica en la que la obediencia es la clave. Estas conexiones son los engranajes naturales del Núcleo Duro con la cadena de mando policial, que, una vez activada, funciona automáticamente porque utilizan códigos de comportamiento muy bien definidos en sus cuestiones esenciales.

4) Los integrantes del Núcleo Duro constituyen un anillo de poder dentro de un grupo más amplio que le sirve de cobertura institucional y funcional, a la vez que de camuflaje. Es casi seguro que los responsables últimos de la escala jerárquica oficial desconozcan la existencia de este subgrupo, así como de sus actividades mas conspicuas.

Que para realizar la operación en su conjunto (incluida la elaboración de las pruebas falsas) fuese requerido un alto número de participantes (voluntarios o involuntarios) me parece que no desdice en absoluto mi anterior conclusión. ¿Cuántas personas fueron necesarias para organizar los GAL y permitir sus acciones criminales? Respuesta: cuatro gatos decididores situados en las altas esferas y la aprobación de Mr. X. Los involucrados directos en los crímenes fueron otros (mercenarios extranjeros muy profesionales) que nada tenían que ver con la trama organizativa, ni con sus enlaces policiales. Estoy, pues, de acuerdo con la opinión expresada por ArrowEco (#79) de que los que volaron los trenes no eran policías.

Sin embargo, no puedo hacer extensiva esta opinión a la voladura del piso de Leganés, ya que las evidencias apuntan directamente a operarios vinculados a la misma “inteligencia” que vertebra todas las acciones integradas en el 11-M. Por otra parte, no podemos afirmar que alguien muriera en Leganés. Allí aparecieron unos restos atribuidos a presuntos islamistas, de identidades presuntas y cambiantes, presuntamente autoinmolados, nada más. Si todo el 11-M en su conjunto es un inmenso agujero negro, Leganés es un foco principalísimo o de radiaciones más que oscuras.

Tampoco puedo aceptar como razón de obligado cumplimiento la afirmación de que los miembros de la policía sean incapaces siempre de “liquidar a personas”. Como para muestra con un solo botón basta, quiero recordar el caso Lasa y Zabalza, cuyo secuestro, torturas practicadas, muerte y posterior introducción de los cadáveres en cal viva, fueron cometidos por policías, como quedó judicialmente probado y sentenciado. Así que la presunción de inocencia no se la adjudico a nadie por el hecho de pertenecer a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Sé que estas prácticas son excepcionales, pero no más que lo fue la masacre del 11-M.

Paso a otra cuestión abordada por el amigo Yeda. Su afirmación de la existencia de dos tipos de explosivos: la goma2eco y el titadyne. No sé si se refiere a los explosivos utilizados en la voladura de los trenes o los encontrados fuera de ellos y que sirvieron para montar la falsa trama islamista, porque entre ambas posibilidades media un abismo. Sobre lo que estalló en los trenes lo único que podemos afirmar con certeza es lo escrito en este bloc por Easycomp el día 29 de mayo de 2007 a las 23:48 (#594): "Los ocho peritos solo coinciden ante el tribunal en que no se sabe qué estalló en los trenes". Y punto.

Por otra parte, no se de dónde saca la seguridad de la procedencia “la goma2eco asturiana o de tramas policiales”, si jamás ha podido probarse que la goma2eco aparecida en la mochila de Vallecas o en los cartuchos encontrados en el desescombro de Leganés (con los números de serie ilegibles) proceden inequívocamente de Asturias, al menos en su mayor parte. Muy por el contrario, o yo estoy en las nubes, o ha quedado demostrado que, como escribió Barbarel ese mismo día 29 de mayo (#505) en su comentario titulado “la falacia de los explosivos asturianos: las mentiras del Gitanillo”:

Fernando Múgica publica hoy un artículo antológico dentro de su excelente serie de Los agujeros negros del 11-M. En el artículo, analiza y desmonta de manera inmisericorde las declaraciones del menor apodado El Gitanillo, que hasta el momento constituían una de las cada vez más escasas piezas de convicción dentro del sumario del 11-M. En lo que ese menor había contado se basaba hasta ahora todo el relato oficial sobre el transporte de los explosivos.

Mentiras y contradicciones que quedaron acreditadas durante el Juicio, con gran desconsuelo de la Fiscalía ante las tremendas y reiteradas contradicciones en las que incurrió el mencionado “Gitanillo” durante su comparecencia ante el Tribunal de la Casa de Campo. Por eso Barbarel certeramente apostilló: “Quien vuelva a decir que el 11-M es una chapuza, que se lo piense dos veces antes. 11-M trabajo de "inteligencia" genial. Confusión total. Desconcierto absoluto. Desde Kalaji, pasando los teléfonos hasta aquí...

Finalmente, con relación a los explosivos asturianos, y haciéndose eco de una información aparecida en el diario “El Mundo” , Trola escribió el día 1 de Junio de 2007 a las 13:03 (#20):

La afirmación de que la Goma 2 encontrada salió necesariamente de Mina Conchita es inaceptable. Todo parte de un dato policial que ya en su día pusieron en duda los expertos de la Guardia Civil encargados por el juez Del Olmo de averiguar la procedencia del explosivo”. De entonces acá, no ha habido ningún dato que nos permita cambiar una sola coma de lo que entonces escribió Trola y sí que su conclusión se ajusta absolutamente a todo lo que sabemos sobre ese particular.

Otra cosa en la que no puedo estar más en desacuerdo con Yeda es que el empleo de titadyne revela un fallo porque, según él, “no fueron eficientes profesionales”. ¿De dónde y con qué base hace afirmación tan categórica? Pues obviamente porque necesita partir de esta conclusión para reafirmarse en su invariable tesis de que existió una “trama externa” en el 11-M. ¿Externa respecto a quién o quiénes? ¿Respecto a los integrantes de lo que yo llamo “el Núcleo Duro? No hay ningún dato que sea verificable para sostener una afirmación de este calibre. Si la base de la que parte no se tiene en pie, la conclusión todavía se sostiene menos. De hecho mi conclusión es exactamente la contraria. No existe evidencia alguna de que hubiera trama externa alguna.

Todas y cada una de las operaciones que integran la gran trama de los atentados apuntan hacia un diseño único, elaborado y dirigido por las mismas personas. Diferente cuestión es que la colocación de los explosivos en los trenes fuera llevada a cabo por profesionales contratados expresamente, no pertenecientes al mundo del hampa español y que, por lo tanto, fueran sacados rápidamente del país inmediatamente después de la masacre sin llamar la atención de nadie y sin dejar rastro. Gente que, desde luego, no perteneció a ETA ni por asomo. Si estamos ante una operación de inteligencia, lo último que se le hubiera ocurrido a los “inteligentes” es echar mano de asesinos de ETA para cometerlos. Volveré a este punto en el apartado siguiente.

Debe quedar claro que estos “ejecutores profesionales” no montaron los artefactos explosivos, ni aportaron la materia prima que se usó para su construcción, ni eligieron la forma de realizar las detonaciones. Se limitaron a colocar las cargas que les fueron entregadas a la hora indicada y donde se les dijo (más o menos: en estas cosas siempre puede haber desajustes, que los hubo) y sanseacabó. Todo lo demás son ganas de complicar las cosas innecesariamente. Como apunta Sinue en este mismo hilo (#76), “deberíamos empezar a hablar de mercenarios islamistas u otros, para evitar confusiones”.

Yo lo hice hace algunos meses, pero descartando de plano que estos mercenarios fueran islamistas. Entonces escribí: Para la colocación de las bombas en los trenes, el Núcleo Duro no podía depender de los moritos, pelanas o como queramos llamarlos y cuya impericia en el conocimiento y manipulación de explosivos ha sido suficientemente acreditada en las sesiones del Juicio. El único papel al que fueron destinados fue el de servir de cortafuegos a cualquier investigación y chivos expiatorios últimos, sencillamente porque los muertos no hablan. Tampoco pudieron utilizar a gente de la ETA: es más que sabido que la organización terrorista juega su propia partida y en sus sicarios no caben otras fidelidades que las debidas a sus jefes naturales y, sobre todo, ¿cómo asegurarse de que callarían su participación en los hechos? Los organizadores necesitaron para la comisión de la masacre gente con nervios de acero, especialmente adiestrada en el manejo de explosivos y absolutamente desconocida en el mundo del hampa español, lleno de infiltrados y confidentes a sueldo.

Estoy hablando de “especialistas” cualificados procedentes de cuerpos militares, policiales o parapoliciales de algún país de la Europa del Este (búlgaros, croatas, albano-kosovares...) y que hoy se encuentran disponibles en los mercados internacionales de la delincuencia. Los asesinos a sueldo ya fueron reclutados en las cloacas de Marsella por agentes españoles y empleados en las acciones cometidas por los GAL. Entonces dieron buen resultado y no había razones para pensar que en los atentados del 11-M las cosas pudieran ser distintas. Sacarlos del país acto seguido de cometerse la masacre no era un operativo que ofreciera especiales complicaciones.

El Núcleo Duro disponía de los medios adecuados y los resortes para su control eran fiables. Bastaba que, asegurado el éxito de la operación y consolidado su poder invisible dentro del organigrama oficial gracias a la contundencia del golpe, nadie se atrevería a hacer preguntas o investigaciones molestas. Que a estas alturas, a todos los implicados en las colocación de las bombas se los haya tragado la tierra —y no hablo en sentido figurado— no es una hipótesis que pueda descartarse: los “accidentes” por encargo son cosas de todos los días. Basta que alguien con suficiente dinero se encargue de provocarlos.

Tampoco puedo aceptar sin elementos probatorios de muchísimo peso (y no existe ninguno) la reiterada apreciación hecha por Yeda de que la dimensión de la masacre fue un hecho inesperado que provocó cambios de última hora. Es demasiado evidente que a esta apreciación se aferra para fundamentar la doble autoría del 11-M y colar también a los etarras en la ejecución de la masacre, con lo que “cuadra” su versión del atentado “doble”. Una construcción demasiado forzada que, por este motivo, más bien sirve como prueba adversa o demostración contraria. En cualquier caso, el número de víctimas, así como otras circunstancias que se han analizado en este blog respecto a las explosiones de los trenes (túnel o no túnel, puertas abiertas o puertas cerradas), fueron, como muy bien señaló Elgurri el día 10 de septiembre de 2007 a las 15:07 (#166) “resultados de la operativa establecida para el atentado” Cuando las cosas son tan fáciles y obvias, ¿para qué darles más vueltas? De verdad, no puedo entenderlo.

Precisamente, en respuesta a Yeda, el anteriormente citado Elgurri escribió ese mismo día 10 de septiembre (#167): “Las cloacas se dedicaron a montar y promover un grupo "islamista", a modo de cortina de humo, para colocarle el marrón de los atentados.

Tus moritos "islamistas" -Ahmidan entre ellos- son sólo una pantalla, el soporte de la V.O. Las bombas las pusieron otros. Los atentados los idearon otros. El Golpe de Estado lo dieron otros. Como tú dices, ¿qué parte es la que no comprendes?

Si tú y la "viuda" de Ahmidan conocéis tan bien y con tanta precisión hasta dónde estaba implicado, de qué se ocupaba y de qué no, no entiendo cómo no lo habéis hecho saber antes el juez Bermúdez, aportando las pruebas, claro está. Si crees que Ahmidan se ocupó de simular el atentado de Mocejón -que no tiene que ver con los trenes del 11-M- entonces sería un terrorista "de pega" y en efecto estaría obrando por cuenta de las cloacas para alimentar la psicosis "islámica". Pero eso no tiene que ver con lo que dice A.Rubio en EM, atribuyendo a Ahmidan y su comando terrorista las 192 muertes de los trenes. Así que, insisto, dejémonos de "cuentos chinos".

Con esta cita pongo fin a esta serie de comentarios con los que he intentado responder a algunos opiniones realizadas en este hilo, especialmente a las realizadas por Yeda. Confío en que, en ningún caso, nadie vea en mis discrepancias con él ningún tipo de desconsideración personal. Su voluntad de contribuir a desentrañar la verdad de lo que pasó aquel fatídico 11 de marzo está para mí fuera de toda duda. Hago constancia expresa y pública de este punto para que ningún malintencionado pueda pensar lo contrario o utilizar mis palabras para armar gresca.

También creo que de todo lo escrito por mí hasta ahora, es visible el interés con el que sigo las opiniones expresadas en este blog, en el que me honra participar, y no al revés. Que llame al orden cuando creo que nos andamos por los Cerros de Úbeda es una libertad que me permito (y que me seguiré permitiendo, aunque enrabie a más de uno) porque, sencillamente, creo que la libertad se ejercita practicándola. Esto no es motivo, para que se pueda decir, sin faltar gravemente a la verdad, que desde no sé qué pulpito, por no se sabe qué caminos de silencios, pretenda secuestrar voluntades ajenas. Casi me da la risa ante acusaciones tan truculentas. En todo caso, me parece que demostrada queda cuál es mi actitud respecto a este blog para todo aquél que quiera verla.

Un cordial saludo para todos y muy especialmente para ti, amigo Yeda.

Santelmo
Enviado por santelmo el día 15 de Octubre de 2007 a las 04:54 (#245)

desde holanda
16/10/2007, 22:55
Muy interesante. Y sobre todo muy lógico. Gracias por aportarlo.

veronika
17/10/2007, 06:01
Es para leerlo con mucha calma y reflexionando. Muchas gracias Jose32 porque es interesantísimo.

Yo también creo que estamos ante una “operación de inteligencia" de cabo a rabo, y cada día estoy más convencida de ello.

Un abrazo.

yukón
17/10/2007, 13:17
Sigo con rigurosa regularidad el blog de Luis del Pino, y todo lo que en él se expone y se dice y a los miembros que lo componen.
Y después de leer tu post Jose32, tengo que estar de acuerdo contigo en lo que dices, y también es verdad que de todo hay en la viña del señor, pues lo mismo pasa en el blog, que hay para todos los gustos, y como dices un núcleo duro que todo lo suyo es por donde hay que ir y ha que darles en todo la razón.
Yo que llevo trabajando sobre este tema bastante tiempo, cada día me reafirmo más en seguir detras del escenario y dar protagonismo a quien lo quiera.
Cuestión de ideas o cuestión de ego. No sé, cada quien es cada cual.
Sigue en tu línea que creo que vas por buen camino y cuenta con mi apoyo.
Un saludo.